You don't have javascript enabled. Please, enable the javascript or try another browser.

Venezolanos refugiados por Edmilson Neto

“Yo ya vi la miseria de formas distintas, ya vi niños con hambre que fueron abandonadas, porque son niños y sus padres no tienen cómo conseguir dinero para ellos. Ya vi adultos abandonados, porque su país es miserable o el dinero es muy poco. Ya vi una convivencia con muchas realidades de esclavización que choca con más gente, pero aquí en Boa Vista, conversando con los venezolanos, yo vi algo muy diferente, difícil no solo llorar, sino solo oír.


Un profesor mira para usted, y decir con la voz embargada: ‘Soy profesor puedo dar clase del que usted quiera, matemática, historia y geografía...’. Yo no sabía qué hacer, mi ojo lagrimeó, la gana era quitarlo de allí inmediatamente. Él estaba flaco, con ojos hondos, apariencia de extremo cansancio. Aunque yo estuviera allá para una ayuda humanitaria, y yo ya sé de eso de otras experiencias, mientras más atención yo tenga en la acción, mejor será, pero es difícil. Saber que un salario mínimo de una persona sólo da para comprar dos "pollos", dos por mes... Era lo que él ganaba, por dar clase.


Mis sentimientos fueron básicos, miré para la vida y llené mi pecho de gratitud, por nunca haber vivido aquello. Llamé el profesor para un lado de la plaza, miré bien para él y dijo, como siempre hablé la vida toda, para las víctimas de accidentes graves que atendía: -  'Calma profesor, más un poco y nosotros vamos a quitar a un señor de aquí.

(El informe de Edmilson dos Santos Neto, militar retirado del Cuerpo de Bomberos de São Paulo. Coordinador del Proyecto Chemin Du Futur, en Senegal, apoyado por la Fraternidad Sin Fronteras. Edmilson acompañó el trabajo de abrigo a las familias venezolanas en Boa Vista, Roraima.)

Spanish

Add new comment